octubre 19, 2019

El Renacer de tu Piel: Rosa Mosqueta

De acuerdo a las últimas conclusiones científicas es uno de los regeneradores dérmicos más poderosos que existen, sin efectos peligrosos.

De las semillas de esta planta, se extrae un aceite esencial llamado Escaramujo que es portador de múltiples cualidades, propiedades regenerativas y reconstituyentes de la epidermis.

Así pues, la Rosa Mosqueta es un arbusto silvestre del suelo de algunas zonas de la Patagonia, donde se pueden encontrar frecuentemente, como también en algunas pequeñas zonas de Chile y Perú.

Cuando sus pétalos caen, la planta desarrolla un fruto rojizo de forma ovalada, repleto de unas enormes semillas (constituyen el 70% de su peso), y será de ellas de las que se extraiga el aceite, considerado hoy en día como uno de los regeneradores dérmicos más poderosos que existen.

Rejuvenecer naturalmente…

Esta planta da unos frutos que poseen diversidad de propiedades: borran arrugas,
estrías, cicatrices, quemaduras y manchas de varices, repone nutrientes esenciales para la piel, y se aplica en casa aun en los casos serios.

Sus usos no se agotan en las arrugas, es altamente beneficioso en caso de estrías,
quemaduras, cicatrices, queloides y manchas cutáneas debidas a varices o derrames. El aceite se aplica por gotas, sobre la zona afectada y se masajea suavemente hasta que penetre en la piel, en una rutina que un mes da resultados sorprendentes.

Las propiedades, únicas, del aceite de Rosa Mosqueta se descubrieron mediante un estudio de la Facultad de Química y Farmacología de la Universidad de Concepción en Chile.

Éste se basó en las propiedades cicatrizantes del aceite de Rosa Mosqueta en 200 pacientes con cicatrices debidas a cirugías, quemaduras y otras afecciones que provocaban el envejecimiento prematuro de la piel. Asombrosamente, la aplicación continuada de este aceite atenuaba de manera efectiva cicatrices y arrugas, y contribuía a rejuvenecer la piel.

Sus beneficiosas acciones son producto de su alto contenido de ácidos grasos esenciales poliinsaturados: Linoleico 44-49% y Linolénico 28-34%. Estos ácidos son sustancias nobles, indispensables para zonas donde existen altos índices de proliferación de células nuevas, como es el rostro.

Su poder regenerador se debe a la presencia de ácidos grasos como el linoleico, oleico, y araquidónico, nutrientes vitales en la formación de la membrana de las células, los mecanismos de defensa, y el crecimiento de la piel.

Usos y acción de la Rosa Mosqueta

El aceite puro de Rosa Mosqueta se puede usar por ejemplo aplicando dos o tres gotitas a su crema hidratante antes de su uso y así potenciar el efecto de esta. Igualmente, hoy en día ya existen líneas completas a base de este aceite (cremas, lociones, jabones, shampoo).

Entre los principales usos y beneficios de la Rosa Mosqueta podemos citar:

  • Regenera y nutre la piel produciendo un retraso en la aparición de nuevas arrugas y líneas de expresión y una atenuando las ya existentes.
  • Mejora la hidratación superficial actuando sobre el «factor natural de humectación».
  • Redistribuye la pigmentación permitiendo la eliminación de manchas como las producidas en los casos de acné, varicela o viruela
  • Tiene una gran capacidad de revigorizar las células de las capas interiores productoras de colágeno, elastina, ácido hialurónico y responsables de la firmeza y elasticidad de la piel.
  • Realiza acciones preventivas y correctivas al fotoenvejecimiento y problemas cutáneos debidos a las radiaciones solares a través de la autogeneración de melanina.
  • Previene las estrías en el caso de las mujeres embarazadas si se aplica con suaves masajes en los pechos y abdomen durante el último trimestre de gestación.
  • Resulta clínicamente efectiva en la reducción de cicatrices hipertróficas, hipercrónicas y generadas por quemaduras.
  • Un masaje con aceite de rosa mosqueta también sirve para luego de una exposición al sol, u otros agentes externos como el viento y el frío, factores estos que resecan profundamente la piel.

El aceite es muy liviano y se absorbe rápidamente, además no tiene olor y tiene una textura ideal para el tratamiento local. Solo no es recomendable su aplicación directa en pieles grasas y en aquellas que estén afectadas por cualquier tipo de acné.

La Rosa Mosqueta ha despertado mucho interés en el campo de la Dermatología, la Nutrición y la Cosmética, debido a que sus usos y aplicaciones van desde la regeneración de tejidos dérmicos dañados, retarda la aparición de las líneas de envejecimiento prematuro, prevención en la formación de arrugas, hasta la recuperación de pieles afectadas por quemaduras o incluso radioterapia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *