noviembre 17, 2019

Ácido Hialurónico: Rejuvenecer con Naturalidad

Es una sustancia muy difundida en los tratamientos mínimamente invasivos de la cara. Tiene excelentes resultados y es reversible, de tal forma que su uso es muy seguro.

Producto seguro y natural

El ácido hialurónico es una sustancia espesa. Químicamente es un azúcar complejo que está presente en forma natural en el cuerpo humano dentro de las articulaciones, los huesos y la piel.
El compuesto que se utiliza en estética está producido en forma sintética (no se extrae de las personas o los animales) y no necesita pruebas de alergia.

Su principal característica, es la de atraer grandes cantidades de agua y amoldarse y extenderse bajo la piel, por lo que resulta un perfecto hidratante.

¿Para que sirve?

Dado que a diferencia de otros métodos, el ácido hialurónico no modifica el aspecto natural o los rasgos del rostro, ni necesita pruebas de alergia, es una de las mejores maneras actuales para:

  • Rellenar los surcos nasogenianos (entre la nariz y los laterales de la boca)
  • Tratar marcas de acné y otras cicatrices.
  • Dar forma y volumen a los labios
  • Eliminar las arrugas peribucales (o “de fumador”, alrededor de la boca).
  • Reducir el aspecto de cansancio alrededor de los ojos, cuando se lo coloca en el surco lagrimal (en las ojeras)
  • Actúa además como un generador de colágeno, y el hecho de ser una excelente materia de relleno cutáneo le ha otorgado un sitio de privilegio dentro de la dermatología, y también de la cosmética y la cirugía estética.

Pero sin duda que su gran ventaja competitiva frente a otras sustancias de relleno que no sugerimos como biopolímeros, siliconas o metacrilatos es que su aplicación mantiene la naturalidad de gestos y apariencia sin provocar el famoso “efecto artificial”, que hacen que muchas personas sean reacias a realizarse estos tratamientos.

Aplicación y tratamiento

Al reabsorberse lentamente a lo largo de los meses, permite ajustes y modificaciones que acompañen en forma natural los cambios que se producen en la cara con el paso del tiempo.

El ácido hialurónico se inyecta en la piel donde están las arrugas o sectores a rellenar. El producto contiene un anestésico, por lo cual la aplicación no produce más que un mínimo disconfort.

Usualmente se aplica en una sola sesión y se controla al cabo de 15 días para realizar pequeñas correcciones si hacen falta.
La mayoría de las veces no hay hematomas y las personas no deben realizar reposo ni convalecencia.

Por último, existe una sustancia denominada hialuronidasa, que permite disolver este producto, en el improbable caso de obtener un resultado no deseado.

Como forma menos invasiva aún, se puede optar ya de cremas a base de este acido ideales como antiage natural.
De esta forma, el ácido hialurónico se convierte en uno de los productos que ofrece mayor seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *