diciembre 10, 2019

La Vitamina C contra las Arrugas

Denominada la vitamina de la piel, ha demostrado tener un papel en la síntesis del colágeno, la proteína que ayuda a mantener la elasticidad de la piel.

Si bien previene y acelera la curación de las enfermedades típicas del frío, y por esta bien merecida fama, el termino “vitamina C” aparece ligado al “resfriado” en todas las revistas de salud. Pero esta vitamina tan típica del invierno también tiene sus efectos cosméticos. Su consumo estimula la formación de colágeno y la regeneración celular epidérmica, y los atendidos aseguran ahora que, administrada por vía tópica- es decir, externamente a través de pomadas, cremas y otras preparaciones cosméticas-, consiguen niveles en la piel hasta 30 veces superiores que cuando se administra oralmente.

Antioxidante de la piel al 100%

La vitamina C permite al cuerpo construir y mantener el colágeno y la elastina. Cuando la producción de colágeno se reduce, la piel cede. A medida que las fibras de elastina se van estirando, la piel pierde su elasticidad y aparecen las arrugas. Nuestras necesidades de vitamina C aumentan tanto con la edad como con el consumo continuado de cafeína, alcohol y tabaco, sustancias éstas que merman de forma continuada los niveles de vitamina C en nuestro cuerpo.

Estudios médicos han demostrado que esta vitamina puede asimismo ser beneficiosa cuando es aplicada externamente ya que puede reducir la cantidad de radicales libres que resultan de la exposición al sol y prevenir así la aparición temprana de arrugas. Los radicales libres son moléculas inestables altamente oxidantes que necesitan robar electrones de células de nuestro organismo con vistas a estabilizarse. Este proceso tiene efectos devastadores sobre nuestras células. La vitamina C, en su calidad de antioxidante, neutraliza los radicales libres ofreciéndoles sus propios electrones y protegiendo así a nuestras células de ningún daño.

Más colágeno, piel más tersa

Una de las principales características de la vitamina C es que estimula la síntesis de nuevo colágeno de tipo I y de tipo II, un requisito esencial para la formación de una piel sana. El colágeno es una sustancia proteica base en la estructura del tejido conjuntivo. De hecho, es su principal constituyente y tiene una tarea muy determinada, la de unir las células entre sí. Por lo tanto, de él depende la elasticidad y la flexibilidad de la piel. Cundo existen un déficit de colágeno, la flacidez y las arrugas se intensifican, la piel se reseca y escama.

Menos arrugas, manchas y capilares rotos

Pero la vitamina C tiene otras importantes funciones para la piel. La más conocida es quizá su capacidad antioxidante que evita que los famosos radicales libres aceleren el proceso de envejecimiento dérmico. Este efecto anti-radicales libres- que no repara el daño ya sufrido pero que lo previene mejorando el sistema inmunitario y la regeneración celular, y por tanto también la resistencia dérmica protege a si mismo a la piel de las agresiones meteorológicas como el frío, el viento, el sol y las partículas contaminantes del ambiente.

El tratamiento de las manchas de la piel, por ejemplo, también se aconseja suplementar la dieta con antioxidantes debido a su capacidad para estimular la actividad melanocítica. Y lo mismo ocurre cuando la piel es sensible al frío y propensa a la rotura de las pequeñas venas que se hallan en la superficie.

La vitamina C se aconseja entonces por otra de sus cualidades, la de normalizar la permeabilidad de los capilares, y mejorar el tono venoso en general, gracias también en parte, a su acción estimulante sobre la estructura del colágeno.

Cómo aplicarnos vitamina C sobre la piel

Consumir grandes cantidades de vitamina C oralmente no aporta la cantidad suficiente de nutriente necesario para evitar las arrugas ya que oralmente no se puede lograr una concentración de vitamina C en la piel suficiente para aumentar notablemente la producción del colágeno. Es por ello que hoy en día se han desarrollado cremas con alto contenido de vitamina C y otros componentes que ayudan a que la misma penetre en la piel.

Hemos seleccionado recetas cosméticas hechas con frutas muy ricas en esta vitamina:

• Con zumo de limón y zanahoria: ralla 2 zanahorias y mézclalas con un poco de zumo de limón. Hidrata y protege la piel expuesta al frío.

• De kiwi: machaca un kiwi con 2 cucharadas de miel y de yogur. Se puede utilizar cada 2 días.

• Con aceites esenciales: añade 2 gotas de esencia de naranja, 3 de limón y 3 de geranio a medio vaso de aceite base de aguacate. Devuelve a la piel su aspecto fresco

• Exfoliante tropical a la vitamina C: machaca media papaya con una rodaja de piña fresca muy madura, 1 cucharada de miel, 6 gotas de aceite esencial de naranja y una cucharadita de vitamina C en polvo (puedes pulverizar 2 comprimidos de acerola). La papaya, sobre todo, y la piña son conocidas por su capacidad para exfoliar suavemente la piel y eliminar las células muertas, el refuerzo de la vitamina C ayuda a contrarrestar la flacidez corporal.

• Baño al aroma cítrico: mezcla el zumo de 2 limones y 2 naranjas con medio litro de infusión de té verde. Añade 2 cucharadas de leche en polvo, 3 de miel y 10 gotas de aceite esencial de mandarina. Vierte la mezcla en el agua tibia de la bañera justo antes de sumergirte. La leche y la miel hidratan la piel; la vitamina C de los cítricos la reafirma, y su poder ante oxidante se une al del té verde de manera que el baño también tiene un efecto rejuvenecedor. Por ultimo, el aroma cítrico posee un efecto altamente estimulante.

• Anticapilares rotos: bate 2 cucharas de yogur con media tacita de frutos rojos (arándanos, mirtillo, moras, grosellas, etc.), la piel ralla de media naranja (incluida su parte blanca), extracto de pomelo. Se puede espesar con un poco de harina de maíz. Ayuda a normalizar la microcirculación capilar y calma las rojeces, nutre y reafirma.

• Contra la celulitis: mezcla 4 gotas de aceite esencial de limón, 4 de ciprés y 2 de romero con un base de aceite base de sésamo. Masajea las zonas a tratar con esta receta adelgazante y reafirmante.

• Con zumo de naranja y aceite de oliva: mezcla 1 cucharada de zumo de naranja y otra de aceite de oliva extra virgen con 1 de crema de leche. Regenera las células y estimula la síntesis de colágeno al tiempo que protege del envejecimiento e hidrata las pieles secas.

• Aplícate las mascarillas durante 15-20 minutos. Aclara con agua tibia e hidrata. Ten en cuenta que la vitamina C es extremadamente sensible a la luz y se desnaturaliza rápidamente al contacto con ella y con el calor. Procura ponerte las mascarillas inmediatamente después de haberlas preparado.

Información Adicional

UN ESTUDIO diseñado y llevado a cabo por investigadores de Unilever, distribuidor de unos 400 productos alimentarios, de limpieza del hogar y cuidado personal.
Analizaron los datos de un estudio de salud integral realizado en los Estados Unidos entre 1971 y 1974, conocido como NHANES I. En este análisis participaron 4,025 mujeres de 40 a 70 años que fueron sometidas a exámenes dermatológicos exhaustivos diseñados para evaluar la formación de arrugas en la piel y otros aspectos del envejecimiento de la misma.

Las mujeres también completaron una encuesta de memoria de 24 horas en la que debían enumerar todos los alimentos que habían comido en un día particular.

Tras ajustar otros factores que probablemente tenían influencias sobre el envejecimiento de la piel, como la exposición solar y el tabaquismo, la vitamina C y el ácido linoléico estaban asociados de manera independiente con el envejecimiento de la piel.

Seguir una dieta baja en vitamina C parecía ser un factor de riesgo para la formación de arrugas y la sequedad de la piel asociada con la edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *