diciembre 10, 2019

Uñas frágiles, ¿hay solución?

¿Cuáles son las causas de la fragilidad de las uñas? ¿Cuales son las soluciones? Consejos y recomendaciones aquí.

La fragilidad y tendencia a la fragmentación de las uñas constituye un problema muy frecuente que, aunque no grave, puede preocupar a la persona que lo sufre, debido a sus repercusiones estéticas y a la dificultad que supone para realizar muchas de las tareas cotidianas. Todo esto hace que la fragilidad de las uñas sea uno de los principales motivos de consulta con referencia a las uñas en la consulta del dermatólogo.

¿Cuándo hablamos de uñas frágiles?

  • Son aquellas uñas que se rompen con mucha facilidad, que se abren, se quiebran o se parten en capas.
  • Constituyen el principal motivo de consulta a un Dermatólogo por problemas de uñas.
  • Además de una cuestión estética pueden representar un problema de cara a las actividades de la vida diaria.

¿Cómo se manifiesta el problema?

  • Las uñas aparecen quebradizas, débiles, se astillan con facilidad, se rompen o se abren en capas especialmente por la parte anterior

Causas de uñas frágiles

  • Envejecimiento.
  • Contacto prolongado con el agua, la utilización de esmalte de uñas, la utilización de productos de limpieza abrasivos, detergentes… y los procesos infecciosos como las micosis de las uñas (onicomicosis)
  • Algunas enfermedades como el reumatismo, problemas circulatorios, problemas de tiroides, anemia, algunas enfermedades renales o hepáticas.
  • Los déficits en algunas vitaminas como la vitamina A y B, zinc, hierro, calcio y proteínas también pueden provocar uñas quebradizas.
  • Algunos medicamentos.

Como pueden manifiestarse

  • En forma de exfoliación en láminas o en capas transversales que empiezan en el borde (onicosquisis)
  • En forma de fisuras longitudinales (onicorrexis)
  • Otras formas menos habituales son el aspecto rugoso y mate de la superficie de la uña (traquioniquia), los acanalamientos longitudinales y el despegamiento de la lámina del lecho de la uña (onicólisis)

Diagnóstico

  • El dermatólogo debe intentar encontrar la causa responsable para poderla tratar si es que es posible

Tratamiento

  • En muchos caso no es posible determinar la causa de las uñas quebradizas y el tratamiento va a consistir en una serie de medidas generales sencillas que deben respetarse.
  • Las uñas deben estar bien cortadas y mantenerse limpias.
  • Limar suavemente el borde periodicamente con una lima suave.
  • Evitar mantener las uñas en agua durante mucho tiempo.
  • Evitar la utilización de productos abrasivos (detergentes, jabones, productos químicos).
  • Es recomendable utilizar guantes de goma o plástico siempre que estén protegidos en su cara interior por una capa de tejido. Otra solución es ponerse debajo unos guantes de algodón.
  • No es recomendable usar guantes de goma sin protección interior ya que el sudor puede empeorar el problema.
  • Revisar la ingesta alimentaria correcta de proteínas y ácidos grasos esenciales presentes en huevos, margarina, verduras, nueces…

¿Cómo se puede prevenir su aparición?

  • Lavar los platos sólo una vez al día y hacerlo siempre con guantes de látex o goma (debajo siempre ponerse unos guantes de algodón).
  • Remojar las uñas en una tacita de aceite de oliva durante unos 15 minutos antes de acostarse con el fin de hidratarlas.
  • Cortar y limar las uñas después de haberlas remojado en aceite.
  • Reparar inmediatamente la uña cuando se rompa, cortarla y limarla lo más rapidamente posible.
  • No usar quitaesmalte más de un día a la semana ya que reseca las uñas.
  • Evitar los endurecedores de uñas.
  • Evitar las uñas artificiales.
  • Evitar utilizar las uñas como herramientas (abrir latas de reresco, desprender etiquetas,…).
  • Evitar el contacto prolongado con el agua.

¿Se deshidratan las uñas?

  • Las mismas causas que provocan deshidratación de las manos también provocan deshidratación en las uñas y empeoran el problema de las uñas frágiles
  • Por ello se deben utilizar cremas humectantes, de preferencia aquellas que contienen urea o alfa-hidroxiácidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *